Las paredes negras son sinónimo para muchos de habitaciones oscuras y tristes. Si la luz natural es abundante y la decoración acompaña, puede ser la más elegante de las opciones.

Para que el resultado sea óptimo es fundamental que las zonas por las que entra la luz natural estén despejadas y el mobiliario sea bastante más claro que el color de las paredes, idealmente blanco. Los accesorios sobre los muros, cuadros, láminas y fotografías deben ser igualmente claros para aportar luminosidad, con marcos blancos o madera bien clara para así realzar los rincones más oscuros. Puedes combinarlo también con colores pasteles que aportan bastante calidez. Los espejos también son una buena opción a la hora de querer agrandar visualmente los ambientes.

Por otra parte, las texturas suaves en los cojines como el terciopelo y la felpa también contribuyen a otorgar armonía y contrastan muy bien con el negro.

Si te gustó éste estilo y te animaste a llevarlo a cabo, te recomendamos ingresar a la sección “muebles” y “cojines”, donde encontrarás toda nuestra gama en muebles blancos y cojínes de diferentes texturas y diseños.

#Tags
Cojines, Muebles, Mobiliario, Diseño, Ambientes, Luz, Luz natural, Espejos,  Cuadros, Laminas, Fotografías, Luminosidad, Texturas, Madera, Muros, Paredes, Decoración

WhatsApp chat